“Desde los 20 años de edad estoy en la industria náutica en Colombia. Me especialicé en Estados Unidos y en el año 2000, montamos Motomarlin en Cartagena.

Nos diferenciamos por muchas razones. La más importante, la construcción de los botes es al gusto del cliente. Tenemos en mismo casco, lo que cambia, según el gusto del cliente, la cubierta o la parte interna. Algunos se quedan con el diseño que les proponemos como estándar, y otros sí, los modifican de acuerdo a las alternativas que les presentamos. Tenemos un modelo al que le tenemos seis versiones. Estamos actualmente en cuatro mercados, institucional, transporte, pesca y el deportivo. En Motomarlin comercializamos felicidad”.

Additional Info